La isla

En enero del 2013 llegué a Valparaíso a trabajar como fotoperiodista para un periódico de circulación regional. Un día, mientras fotografiaba una panorámica para ilustrar una crónica, escuché que unos jóvenes jugaban fútbol en una cancha de tierra. Al acercarme y ver la escena desde esa perspectiva, sentí que Valparaíso parecía una isla. ¿Y si fuese una isla?, pensé.

Aproveché el ejercicio diario del periodismo y el acceso privilegiado del oficio a distintos puntos de la ciudad para conectar con la cultura popular de la urbe y desde una estética realista, comencé a registrar distintos momentos del paisaje cotidiano que me permitieron, desde mi perspectiva de afuerino, no solo conocer y entender el territorio caótico de Valparaíso, sino también construir una narrativa de la identidad “Isleña” capaz de representar la estética, lenguaje y costumbres de los habitantes de la ciudad.

“El sabe que hay historias múltiples y todos los que están ahí miran con interés al forastero. Esa figura – el forastero – es una marca de la ficción, el que llega, el que no es conocido, el viajero de paso trae con él una mirada que nadie conoce”. Ricardo Piglia.

Valparaíso, Chile / 2013 – 2016.